en Proyecto Hacer Historia

Proyecto Hacer Historia: Ramificaciones

proyecto hacer historiaAntes de comenzar a hablar sobre los contenidos que vamos tratando en el seminario al cual estoy asistiendo, voy a hablar sobre lo que me llevó a ir. Y de alguna manera es una respuesta o una ramificación respecto al post de una compañera que ella llamó Motivaciones.
Yo decidí llamarlo de otra forma, por que considero que esta entrada puede ser una continuación de la otra y todos formar una red, más allá de la comunidad en bligoo que tenemos. Por que este es un medio para contarle a nuestros lectores lo que creemos relevante o interesante para compartir.

Bien, lo que voy a tratar ahora mismo es el por qué de mi asistencia a este proyecto. Llegar al proyecto Hacer Historia fué una secuencia de casualidades no tan casuales.
A Juan Carlos Lucas, director académico del proyecto, lo vi en alguna de las charlas a las que asisto, hablando de blogs, web 2.0 y cosas del estilo. Me gustó su forma de exponer y algunas ideas que mencionó. Decidí seguirle el rastro, que hoy en día es muy fácil con RSS, Twitter y otras tecnologías.
Cuando mencionó el proyecto, al instante me interesó sin saber muy bien de que se trataba. Hacer Historia, me parecía demasiado ambicioso para mí, pero había algo que me atraía. Así que me inscribí.


Mi mundo

Para contar un poco, los que asisten al curso ya lo han escuchado, yo soy una persona que no me permito estar en un solo lugar, no puedo estar quieto. Pero esta energía motivadora incesante, tiene que ver con una búsqueda específica. Generar mi identidad, una identidad que podría ser cualquier cosa, que pudo serlo desde que comencé esta busqueda y se vuelve cada vez más amplia al entrometerme en diferentes mundos.
Porque no me canso de explorar, conocer, escuchar, experimentar, desafiar y dudar en cada lugar en donde me encuentro y con cada pensamiento con el que me enfrento. Siguiendo la frase que dijo JCL en el último encuentro “Si estas en una conversación y te parece aburrida, es que no estas escuchando”, y evidentemente no me aburro muy facil.
Anteriormente, cuando era más joven me hacía una persona estática, con gustos definidos y me negaba a cambiar buscando justificación en cualquier cosa, lo que me permitió desarrollar una capacidad innata de crear mundos, o por lo menos mundos que estabilizen mi falta de adaptación.
Ese sistema caducó, tarde o temprano iba a suceder. Y mi depresión fué bastante grande… pero algo en mi hizo descreer de este mundo. Y fué ahí donde empecé a estudiar de distintas formas otras culturas, pensamientos orientales que me dieron una verdad más a fin conmigo.
A partir de ese momento, busco congeniar mi escencia oriental con mi vida occidental. Generando así nuevos mundos, descreyendo de las verdades y potenciando los conocimientos con fines creativos y constructivos.
Ciertos pensamientos de Heidegger pueden describir mis sensaciones, la negación de la negación como método relativo de existencia, la búsqueda incesante de nuevas relaciones de poder y llevando al extremo las ilusiones de la realidad.


En el proyecto

Aquí es donde el proyecto, de larga duración (5 meses) es para mí Hacer mi Historia. Por que Hacer otras Historias ha sido tarea para mí un poco más simple, capacidad que he desarrollado al no querer enfrentar la creación de mi identidad.

Cuando me pregunto quien soy, soy muchas cosas a la vez. Tengo gusto por todo, tengo amigos en muchas partes, tengo conocimientos de muchas cosas. A veces lo siento una infinitud.
Y con ello, la soledad, la inmensidad del mundo que me abraza y yo la recorro con paciencia.

Por esto es que Hacer Historia no es solo una meta a nivel profesional, es principalmente una meta personal. Así como lo es mi carrera, donde también encontré respuestas a mis motivaciones individuales.

Me alegró encontrar en la primer entrega del proyecto, algunas respuestas a mis dudas. Conceptos e ideas que van con mi forma de pensar y me permiten reflexionar, estructurar y romper las estanterías.
También destaco la calidad de gente que mi acompaña en este camino, donde encontré a personas maravillosas, con un pensamiento crítico del más alto nivel y con ganas de hacer cosas.

Por todo esto que ya dije, el proyecto para mí es muy importante. Y les voy a contar un poco de lo que vemos que les será muy util para ustedes también.

Si me preguntan, además de mis necesidades personales, qué otras cosas voy a buscar en Hacer Historia. Una buena respuesta es gente con ideas y ganas, nuevos mundos de ideas, y nuevas formas de hacer las cosas que me permitan llegar a la gente de otra manera.

Las empresas
El dinero es importante para mí también. Digo esto por que sé que hay gente que vá a buscar una forma diferente de hacer su empresa.
Pero siguiendo a la filosofía nipona, los negocios y cualquier tipo de emprendimiento, debe ser una extensión de uno, para poder manejarlo con la sensibilidad personal. Es así la forma en que una empresa toma forma.
Primero se debe desarrollar esa sensibilidad a uno mismo y hacer una diferenciación con el mundo exterior. Luego con diferentes mundos. Y finalmente comenzar a crear otros mundos. En los mundos que uno crea posible, se podrá poner una embajada de uno mismo. Esta embajada es la empresa que formemos y que tendrá raices y los nervios conectados a nuestro sistema central y nos permitirá ser concientes de ellos, y de los cambios que en ese mundo que creamos, suceden.

Dando esta extensa introducción, los invito a seguir esta serie de entradas que voy a ir escribiendo y también a conocer la comunidad, seguir al grupo en Facebook y a seguir el proyecto por twitter.
Agradesco a JuanCarlosLucas y a todo el equipo de la fundacion Argentina Futura por hacer esto posible, el esfuerzo tremendo que hacen y las ganas de abrir puertas a todos nosotros.
Y si son parte del proyecto, los invito a seguir esta ramificación de ideas!

Escribe un comentario

Comentario

    • Gracias Adrian por todo el esfuerzo que hacen y por la onda que le ponen. Seguiré escribiendo respecto a los contenidos así todos pueden conocer un poquito de lo que hacemos ahí adentro. Nos vemos pronto!