en Diseño

Mas allá de Nicole…

8-2.jpgEsta semana me enteré del incidente sufrido por un torero en una corrida en España. No festejo un accidente ni mucho menos, pero tampoco me lamento en este caso y creo que está de más cualquier explicación de mi parte. Buscando información gráfica sobre el tema me choqué con gran cantidad de piezas de diseño que conocía y otras tantas muy buenas que nunca había visto. Creo que vale la pena mirar un poco, analizarlas pero mas que nada registrarlas desde el contenido.Las campañas en defensa de los derechos del animal, en contra de la crueldad y en pos del vegetarianismo siempre me parecieron interesantes. Esto lo digo desde un lugar gráfico, objetivo y dentro de todo frío, ya que nadie (o casi) puede quedar afuera del impacto que las mismas generan.

Observar aquello que no se quiere ver, admitir y/o saber lo feo y lo malo, bueno… no es fácil. Dentro de estas campañas encontramos realmente de todo y al ser una lucha constante, estas se renuevan según el paso del tiempo, la gravedad del asunto, los canales que se actualizan y el publico receptor que cambia. No es un tema bello, insisto, por lo que el mensaje, mas allá de algunas excepciones simpáticas, tampoco lo es. Podemos ver entonces una gran cantidad de posibilidades comunicacionales tanto en imagen como en discurso, tanto en la forma como en el significado. Si bien las hay simples, bellas y “amables” (celebridades que buscan la imitación en el ejemplo, abrazando bichitos o desnudas, en contra del uso de pieles) y algunas mas complejas en cuanto al lenguaje, los códigos y al uso de figuras retóricas (metáforas, personificaciones, etc.…), las más frecuentes son aquellas directas y literales, cruentas, efectistas, estremecedoras y chocantes.

No critico estas últimas, todo lo contrario. Ya subjetivamente, considero que en un medio donde todo parece estar dicho y en un mundo cargado de intenciones persuasivas para todo, hasta para comprar jabón en polvo, algo tan importante, desagradable y evitable, merece una buena sacudida para una mayor llegada. Con la idea de que el receptor se coloque en el lugar más difícil, argumentando lo ético, lo emocional y lo racional, mostrando el “behind the scenes” de los hechos, con golpes bajos pero reales, con la agresividad en muchos casos como leit motiv, apelando a la pena pero sobre todo a la moral del ser humano, tocando temas escabrosos y hasta jugando con la religión para generar controversias, estos reclamos nos dan un mazazo en el medio de la frente. Creo que cada vez, dentro de lo posible… deberíamos hacernos mas cargo de la cicatriz que esto deja. Opino que este fin justifica en un 100% los medios.

121.jpg

71.jpg

9.jpg

4.jpg

11.jpg

Escribe un comentario

Comentario

  1. No me encantan los golpes bajos, pero a veces es cierto que son más efectivos que otras campañas. Pero con la tauromaquia… no puedo entender que además sea un deporte y que la gente pague una entrada para ir a ver como asesinan a un toro que tiene casi cero chances de defenderse. Cuando a un torero lo cornean (:P) no me pongo tan triste. Encima los toreros son cuasi celebridades…

  2. No hay que desearle el mal a nadie, pero bien merecido que le pase algo bien doloroso a cualquier persona que desee matar a un toro o a cualquier animal como espectáculo.
    No se como hay personas que tienen corazón para hacer este tipo de cosas.