en Literatura

Zazen Wasan (hakuin)

Todos los seres son desde el principio Budas.

Es como el agua y el hielo;

sin agua no puede haber hielo.

No hay Budas si no es en los seres vivientes.

Al no saber que está aquí cerca, lo buscamos lejos. ¡Qué lástima!

Es como el que llora de sed estando en el agua;

es como el hijo de una casa noble extraviado entre los pobres.

La causa de nuestro deambular a través de los seis mundos

es que estamos perdidos en los oscuros caminos de la ignorancia;

y nos extraviamos cada vez más en la oscuridad.

¿Cuándo escaparemos de nacimiento y muerte?

La meditación Zen del Mahayana

excede toda alabanza.

La generosidad, la moralidad y las demás perfecciones;

invocar el nombre de Buda, el arrepentimiento, la disciplina,

y muchas otras correctas acciones;

se reencuentran todas en la práctica de la meditación.

Por el mérito de una sola sentada/meditación

él destruye sus inumerables pecados acumulados.

¿Cómo puede haber un falsos caminoa para él?

El paraíso de la Tierra Pura no está muy lejos.

Cuando, reverenciándola, esta verdad es escuchada aunque sea una sola vez,

el que la alaba y felizmente la acoge, obtiene infinitos méritos.

Entonces ¿cuántos más méritos obtendrá él que empieza a dirigirse hacia su propio interior

y confirma directamente su propia naturaleza -ésa naturaleza que es la no-naturaleza? –

Ése ha trascendido las vanas palabras.

La puerta se abre, y causa y efecto son uno.

El camino discurre en línea recta; no hay dos, ni tres.

Tomando como forma la forma de la no-forma,

yendo o viniendo él siempre está en casa.

Tomando como pensamiento el pensamiento del no-pensamiento,

cantando y danzando, todo es la voz de la Verdad.

Inmenso es el cielo del ilimitado Samadhi;

radiante la luna llena de la cuádruple sabiduría.

¿Qué queda para ser buscado? El Nirvana está clararamente ante él.

Aquí mismo es el paraíso del Loto,

Este cuerpo mismo es el cuerpo del Buda.

Fuente: http://www.oshogulaab.com

Escribe un comentario

Comentario