en Reflexiones

Derivada de la Transacción

Bien, ahora quiero proponer una hipótesis.
Yo hablé en mi texto anterior sobre la dualidad. Es interesante ver como este tema puede ser abordado desde muchos lugares… Me atrevo ahora a hacer una apreciación un tanto extravagante ya que no tengo forma de comprobarlo.
Como seres humanos en perfectas condiciones fisico-mentales tendemos (y es nuestra simpleza y nuestra obligación y nuestro único recurso) hacer control de estas dos puntas. Está en nosotros en manejar y equiparar esto a nuestro modo y sobrevivir…
Que pasa cuando uno de estos extremos sobrepasa al otro? Creo yo que esto ocurre cuando una persona está desequilibrada y pierde su rumbo en la vida, es decir, su falta de motivación (y de tensión) hace dejarse estar.
Ahora bien, esa actitud es común en muchas personas en la sociedad y tiene relación a su vida y a su entorno, pero todos sabemos que en algún lugar de nosotros esa dualidad se complementa formando un solo ser.
El problema es cuando ese limite entre un extremo y el otro es delgado y alguien se acerca e inevitablemente cae, a donde?
Pienso en dos cosas. Locura y muerte.
Pero cual es la diferencia? Al fin y al cabo el loco es quien no es persona en su totalidad, entonces no es un ser único. Podríamos decir entonces que un loco podria ser quien consta solo de una parte de su ser, no es una dualidad.
Entonces sin más llego a la conclusión de que el centro entre las dos dualidades es la muerte, pero no cualquier muerte. Se decía por ahí que la felicidad se llega solo cuando uno muere con sus objetivos cumplidos.
Entonces es la felicidad -no alegre- en la que uno tiene la sensación de muerte es el limite, y digo sensación de muerte porque todos sabemos que se puede llegar a eso sin morir realmente para siempre.

Espero que genere dudas este ensayo, porque a mi me abre muchos caminos para seguir.

Escribe un comentario

Comentario