en Reflexiones

Primer Zazen.

Hoy fui por primera vez a hacer zazen.
Llegue al lugar y dos hombres en la vereda me dijeron que pase directamente, abri la puerta y mientras atravezaba el patio, del otro lado, aparece una chica pelada y de negro.
Dandome la bienvenida me indica dejar mis cosas y descalzarme.
Empieza explicandome como ingresar al dojo o como se llame donde practican.
Me mostro los “asientitos” y me mostro las posiciones y las maniobras a ejecutar en la practica.
Habia que sentarse con las piernas cruzadas, las manos formando un circulo y entrecerrando los ojos mientras mirabamos en angulo hacia aproximadamente un metro. Todo esto sentados frente a una pared blanca.
La idea es concentrarse en la respiracion y despejar los sentimientos. Lo cual mientras me demostraba las formas me fue facil.
Una vez iniciada la practica, todos sentados, empece a concentrarme. Hasta ese momento iba bien. A los 5 minutos perdi la concentracion, me puse un poco nervioso y decidi abrir los ojos y mirar un poco mas hacia arriba, lo cual me era mas comodo y facilitaba la concentracion.
Al instante comence a sentir calor. Mi vision se distorsionaba y la pared blanca iba proponiendome nuevas formas luminosas.
Cada vez que me concentraba y miraba aquello que parecia ser al horizonte, aquella luminosidad se agrandaba. En cuanto me dejaba estar mi mente tomaba el control y hacia achica aquella vision.
Queriendo ir mas allá trate de concentrarme en eso que veia hasta que solo habia blanco a mi alrededor mientras mi cuerpo aunmentaba el calor que expedia.
10 minutos depsues vuelvo a ser conciente,me vuelvo a mover, y salgo de la posicion en la cual me habia quedado. Empiezo a ver a mi alrededor, y siento un calor tremendo, instantaneamente me baja la presion y siento ganas terribles de vomitar.
Esta sensacion perdura un poco menos de 5 minutos. Me surge un dolor en la cabeza que dura un instante.
Mientras trato de volver un poco a mi estado, siento que mis ropas se mojaron a causa de la transpiracion. Bajo mis ojos y veo mis pies hinchados, y que no los siento para nada. Obviamente no los puedo mover.
Empiece a sentirme incomodo, tenia ganas de levantarme y caminar o mas que nada tirarme al piso. Pero para mantener la calmar cerre los ojos y me encorve un poco abrazando el abdomen con mis brazos. Gracias a eso comence a sentir un cosquilleo en los pies, lo cual me alivió.
Tratando de no perturbar espero al final de la clase la cual termina con unos cantos de mantras y cierto juego de sonidos con instrumentos.
Pero previo a eso debiamos pararnos. Yo realmente no sbia si podia, pero la chica que me instruyo dijo que debia hacerlo lo mas rapido y sutil posible. Asi que decidi ponerme de pie.
Mi pierna derecha reacciono perfectamente, pero mi izquiera no. La tenia doblada y no podia apoyarla en el piso. Puse todo mi peso sobre ella y apoye el pie, pero no lo sentia y no podia sostenerme. Asi que volvi sobre mi pierna derecha y sin sabr como le indique que se enderezara y lo hizo, aunque yo no sentia mi pierna podia pararme.
Luego de unos segundos el cosquilleo me inundo y volvi a sentir la pierna.

Todavia no entiendo que paso ahi, estoy anonadado.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Che, sé que fue lo que fue. Yo hice algo de eso y nunca me pasó eso exactamente.

    Pero, que bueno hubiese sido que salieras al patiecito ese, un patiecito completamente espiritualizado, y lo inundases con un vómito surgido de la concentración. Me imagino la explicación de la gente, de la pelada. Y sobre todo, tu postura.

    ¡Che!, ¿Vas a volver?.