en Reflexiones

Transacción

Estas ultimas duras semanas en donde el mundo vivió drásticos sucesos donde yo los asocio con otras cosas han significado para mi un cambió que no muy a menudo me sucede. Yo, lo percibo como la manifestación de la dualidad que cada uno de nosotros posee, lo pienso como el cambio de mi era leonina a mi era virginiana, lo cual implica muchas cosas y que por suerte no las descubro todas.
Hablando de la dualidad, recientemente logré hacer una asociación. Recuerdo que los griegos decian que habia 2 tipos de tiempo, el tiempo eterno al que todos pertenecemos y que no se particiona sino que es un unico tiempo, y el tiempo humano, el que nosotros como seres pensantes podemos dividir en cuantas veces querramos y podemos contarlo y podemos percibir cambios dentro de él.
Cuando recordé esto pensé en lo que como personas somos, mente y espíritu, mente y alma, todas dualidades que se comparan con esta dualidad temporal.
Para dar una idea particular imaginemos que el tiempo que pensamos es el tiempo que podemos dividir y concientizar, pero el tiempo que sentimos es otro, y acá me quiero detener, porque surge la confusión cuando la gente supone que cuando siente algo es conciente de que es momentaneo yno se da cuenta de que en el instante en que lo siente tiene la sensación de que eso es algo eterno y durará eternidades y que siempre setirá eso, pero al instante nuestra mente permite tomar conciencia de que eso no es cierto, que talvez al otro dia ya no tengamos los mismos sentimientos.

Y esto es loco, porque no me canso de repetir cosas que los ggriegos nos han legado,como por ejemplo la idea de que siempre que hablamos mentimos, porque bien sabemos que cuando expresamos un sentimiento imaginandolo eterno somos concientes de que esto no va a ser así.

Por otro lado, continuando con la idea de dualidad quiero recordar otra idea de los antiguos, aquella en que denominaban al amor en dos categorías, en el eros como pasional y totalmente atemporal y en el amor por algo que deseamos, que es temporal y consciente.
Podria seguir haciendo comparaciones, pero quiero dejar en claro dos cosas. En principio que nuestra dualidad es clara y puede manifestarse a lo largo de nuestra vida.
Y en segundo lugar,si no me equivoco haciendo cita a la canción de fabiana cantil “nada es para siempre” en el sentido que nuestro espiritu cambia constantemente y que no podemos fiarnos de él a la hora de pensar en el futuro, pero que confiando en nuestro espiritu vamos a ser felices ahora y por consiguiente en toda la eternidad.

Escribe un comentario

Comentario

  1. bueno, yo no veo mal a la dualidad pero si me cuesta pensar tan friamente y distanciadamente las cosas. Yo a los sentimientos y el amor en particular los siento si los razono, llegaria a la conclusion de que quizas no existan, dudaria de ellos, pero si existen porque uno los siente como reales. si no seria mejor estar muerto que dudar infinitamente del amor.