en Políticamente incorrectas, Reflexiones

La gente rara.

Yo soy raro para algunos, tengo un look raro. A veces hay gente que me mira raro.

Y no los culpo, pero eso es una degeneración de nuestra sociedad, o mejor dicho, una ignorancia.
Creo que las personas no están acostumbradas a la diversidad, además del miedo que acecha a los ciudadanos de nuestro país. El conservadurismo que sufrimos, propio de nuestro continente, consecuencia de esa creencia de que así se va mejor. Y no, el futuro está en la diversidad, en el aprovechamiento de las ideas ajenas.

Volviendo a los conceptos, así como lo raro es una diversidad ajena, debemos pensar que no todo lo ajeno, ni todas las ideas, por mas diversas que sean son productivas.
Ademas del conservadurismo y propio de una revolución que sufre nuestra sociedad, que promete un cambio en la mirada del mundo, se persive un ridículo generalizado. Con la promesa de nuevas adquisiciones estilisticas y proyectuales, las ideas tienden a concentrarse en los mismos objetivos de antaño sin salir del paradigma, solo que con una mascara. En otras palabra carece de sentido, o de teoría del cambio.
Esto es común, es común que hasta la gente que se revela ante los modelos antiguos y los recicla sin cesar, se sorprendan ante alguien mas raro. Y esto es señal de que todavía no cambió mucho la cuestión.
Yo soy de esas personas que piensan que para cambiar hay que hacerlo en profundidad, con un camino a seguir. Que no se puede tomar algo y rellenarlo y taparlo creyendo que eso no es más lo que era.

Aquí le pido a cada persona que sea conciente de lo que lleva encima, de lo que dice y si en verdad quiere decir, si es felíz con lo que dice o quiere decir, que se informe de qué otras cosas se pueden decir, mostrar o indicar. Pero más que nada, que planifique su ser en torno a lo que cree.

Ahora que el “Diseño” está de moda, sean concientes de que las personas también se diseñan. Y no le teman a lo diverso, experimentenlo, pruebenlo y observenlo, y dejenlo ir, a menos que les guste. Pero antes que nada piensen qué es lo que verdaderamente les gusta y qué es lo que no.
Eso es esencial.

Construyamos una sociedad diversa, rica y próspera.

Escribe un comentario

Comentario