en Reflexiones

De como se da vuelta una tortilla o bajón…

El día de anteayer tuve una cena amena en donde, con mi amiga barbie discutimos algunos asuntos personales. Tal cuestión me llevó a una reflexión de mi realidad, o actualidad.
A raíz de ese flujo mental, no dormí en toda la noche, teniendo esa sensación de que en vez de soñar pensás. Y me desperté al día de ayer, al rededor de las 8 de la mañana, con la idea de que no había dormido un solo minuto. Por lo que yá me desperté de muy mal humor.
Durante el día, visto que no surgían los pensamientos necesarios para llevar algo a diseño, me vi obligado a abandonar tal idea y dejarme al abandono de mi mente. Lo cual, con una dosis de frío incliuida, no ayudó a mi estado anímico en lo más mínimo.
Finalmente y para resumir, llego a casa a la nochecita y no había luz. Y yo, volviendo temprano para terminar dos entregas que tengo el día de hoy, sufrí la depresión tal de como cuando adolescente.
Y la verdad es que lo extrañaba. Como siempre dije, me gusta llorar.
De igual manera, nunca me ha pasado algo así por stress.

Quiero destacar, por si sonó a algo malo, el encuentro con barbie se lo agradesco mucho, también a mi chunita que como siempre me banca mis malos modos :).
Y bueno, espero que el día de hoy sea más fructifero y tenga un buen viaje (si, a cordoba) y nos estamos viendo el lunes.

Escribe un comentario

Comentario

  1. uhh tan mal te pusiste a la noche??? ni me contaste, claro ahora me entero de tu vida por tu blog!
    noo, mentira… pero no me contaste que te bajoneaste m’as de los que estabas..
    igual contaste que comimos un strudel exquisito! y que nos salio mas caro que bombacha de`cuero! (jaja ese lo acabo de inventra, deduzco q las bombachas d ecuero son caras).
    que te vaya super bien en cordoba.
    te amo