en Reflexiones

Adiós Gran Maestro

eduport manuchis club medEn la madrugada del jueves 16, se despidió una de las personas que más me han enseñado en la vida. Mi padre.
Cuando leí las últimas palabras que habíamos intercambiado, vía twitter, se me pusieron los pelos de punta.

eduport

Quiero agradecer a todos los amigos/familiares que me acompañan, que han sido muchos y me han sorprendido. A veces uno se siente solo, pero no. Lástima que sea en estos momentos cuando me doy cuenta.

El legado. Según mi madre es lo que él me dejó.
Y lo primero que noté cuando todo sucedió y me siento orgulloso de haber aprendido, es a ser fuerte. A pensar claro, aunque todavía me cueste, y a creer en otras cosas más allá de las apariencias.
En los últimos meses se esforzó por enseñarme muchas cosas, mostrarme como funcionaba la arquitectura de su vida y presentándome a las personas con las que él contaba. No se si tenía alguna premonición, pero a veces pareciera que está todo acomodado. Asumo que pensaba que ya estaba preparado, pues muchos amigos me comentan que él les contaba sobre mi y estaba contento porque ya podía andar solo. Y la verdad es que saber eso, para un hijo es lo más importante, sobretodo para un padre exigente que con cariño y constancia me marcaba el camino que para él era el indicado.

Pero no solo como padre, sino como persona era un gran maestro. Sus amigos lo reconocen como una persona que transmitía su enseñanza con perseverancia y con mucho afecto. Lo querían mucho.
Su trabajo en la logia, intentando enseñarle a sus QQ.HH:. los métodos y las enseñanzas para hacer un mejor trabajo.
Como ciudadano, siempre se preocupó por la ciudad, por la política y por sus vecinos. En los últimos meses trabajó mucho en el consejo de administración de su edificio, porque para él las mejoras en la sociedad tenían que empezar por la propia casa y con el ejemplo. Así fué como me inspiró a meterme en diferentes grupos para trabajar el civismo, la política y defender lo que yo creía. Su proyecto Utopías Urbanas que nunca llegó a despegar pero que lo recuerdo como una tarea que por varios caminos intentó desarrollar.

Estaba feliz, logrando de a poco lo que siempre quiso, haciendo lo que siempre quiso. Y eso me deja tranquilo, porque ahora dejó en mis manos el último legado de la familia Portela para que yo lo continúe, o talvez pueda cerrar el ciclo.
La búsqueda de antepasados era otro interés que compartíamos, saber de donde venimos y poder cerrar agujeros que han quedado en la genealogía de la familia. Es una tarea que prometo terminar y creo que es una de las más importantes, que va más allá de mi. Solo soy como Indiana Jones buscando el santo grial, tanto que le gustaba a él esa película.

Se imaginan lo difícil que es escribir esta entrada, tratando de no olvidarme de nada y aún así sabiendo que no puedo resumir todo. Pero no quiero dejar de hacerlo, porque de alguna manera él prestaba mucha atención a mi actividad en las redes, estaba ansioso por comprarse el iPhone y fué quien me inició como maquero. El contacto por las redes sociales, era un medio para comunicarme con él, ya que era muy dificil hablarle, entre su hermetismo y su terquedad, pero a su vez las conversaciones por el medio que sea eran muy simbólicas, tratando de enseñarme algo y de aprender al mismo tiempo en cada palabra.

La dualidad siempre estuvo en la familia, entre lo que hay que hacer y lo que uno quiere hacer. En hacer las cosas bien o hacer lo uno siente, pero a su vez con un alto nivel espiritual. Ahora me toca a mi tomar muchas decisiones y todo lo que aprendí me acompañará en este camino.
¿Y acaso por qué coleccionaba tantas cosas? esa es una pregunta que siempre me quedará perpetua. Desde monedas y estampillas, los discos que venían en las Macworld y hasta pensamientos. Aún creo que también coleccionaba el tiempo, tardando lo que él creía necesario para lo que sea.
A la vez, yo aprendo día a día a vivir con menos cosas y poder ser mas ágil en la vida.

coleccion de cds de AOL
monedas

Una vez más, gracias a todos.

“Que la sabiduría dirija nuestra obra. Que la fuerza la ejecute. Que la belleza la adorne.”

Escribe un comentario

Comentario

  1. Qué hermoso lo que sentís. Que puedas valorar todo lo que te quiso darte, y a su manera te dio, y a la vez comprendas que tu camino es hacia delante… Me vienen los versos que Jodo escribe en la Danza de la Realidad. “entre los 10 mandamientos uno solo es para mí: ser tan libre como el viento conservando mi raíz”. Esto es la mayor felicidad (segun mi criterio….) que puede tener una madre o padre. Sentirse valorado, reconocido y a la vez ver a su hijo florecer en su propia esencia.