en Literatura, Reflexiones

Provervio Chino.

Sabio fue Shu Diatsu que luego de escuchar por horas los reproches de su gran maestro se suicidó.

Escribe un comentario

Comentario