Escritos para una clase que nunca fué…

Nos dirijimos al abordaje del 71. Siempre hay gente, pese a la gran frecuencia de la línea. El lugar de detención se compone de anuncios publicitarios. Hay mucha gente dentro del vehículo. Intentamos situarnos atrás. La gente no parece de buen humor. Hay mucho tráfico en las calles, y, sin embargo, no hay bocinas. La gente anda resignada. Empujones y permisos. Peleas implícitas por los lugares. Jóvenes sentados. Mujeres grandes que resoplan.
Estando en la puerta antes de bajar nos preguntas si tocamos timbre. Bajamos en un punto central. Tranquilos: hay empujones para todos.
Camino 4 cuadras de avenida hacia el otro colectivo. Los negocios están abriendo. Este vehículo es distinto. la gente es distinta. el chofer es distinto., Somos pocos. hay silencio y comodidad. El chofer nos deja esperando un rato para comprar algunas facturas, pero nadie dice nada.

Yo agarro mis notas, pienso, tengo miles de cosas que hacer, tengo que buscar la ropa de la lavanderìa, tengo que llevar al perro a la veterinaria, y mi mama està con migrañas, pero no me importa, porque tengo que volver a agarrar las notas, y estudiar, tengo una hora màs de viaje, tengo unas 20 hojas por delante. Ahì, sube una señora mayor… tiene un baston y un vestido verde, bastante lindo, atràs de lla, un niño con su madre, una madre jpoven, de unos 30 años… les dejo el asiento. Y la persona al lado mio a la señora… me levanto, guardo mis notas en la mochila, y me voy lentamente hacia el fondo, sè que la gente del fondo suele bajarse antes, y tal vez me den tiempo de sentarme un rato y leer… y re leer…
Pero que cosa! Nadie se baja… miro atentamente a un flaco que se hace el distraido… pareciera que no quiere bajarse, pero todos en el colectivo sabemos que está llegando tarde. Mira su reloj y se levanta: miro al de al lado con recelo: le hago manitos diciendole que se siente; que por favor; que jaja; que me gusta bajar parado: te sonrïe y te dice que gracias: miras al cielo y me decis: oh dios todopoderoso padre nuestro que estan en los cielos
entonces me paro, y se acerca, hay unas maridas al aire, como quien dce : jej… de nada
Entonces me vuelvo a acomodar la mochila, por enesima vez, en este viaje, me paro, enfrente los asientos de a dos, porque en luagar de una oportunidad, tengo dos… y hay dos chicas, de mi edad creo, y hablan… son amigas, una vez màs no puedo pensar en mis apuntes.
Dos chicas, jóvenes, de mi edad creo…
(Creo dios
Ds chicas jovenesç
Unas mas jovatas
(Unas que no leen una goma)

Semáforo. Rojo otra vez, pasa una ambulancia a una velocidad increíble. Siempre pensé cuan feo seria manejar una ambulancia, y saber que siempre llevas algo débil. Algo apunto de quebrar… pero en otro lugar, sabés que podés llegar a salvar algo.
Y el semáforo vuelve a verde, y me olvido de todo, y la calle esa que acabo de pasar, ya quedó atrás , y todas las historias que acabo de vivir ya pasaron, y me queda un rato más de viaje…

Me dispongo a sacar mis notas, aunque incomodo, parado, apretado y sin aire, sé que si no lo hago ahora, no lo hago más.
Abro mi mochila verde marino, y agarro los papeles, los aseguro en la firmeza de mi mano, y me digno a cerrarla cuando las chicas, con gran apuro deciden bajarse, y me empujan…. Agarro las notas que vuelan por el aire, y de milagro, logro sentarme del lado de la ventanilla, como a mi me gusta, y casi empujándome ,y estrujandome contra la ventana, una señora… castaña, de ropa negra y floja, con miles de bolsas que me sacan un poco el aire. Miro hacia fuera. Esta vez es el tren… es la ùltima vìa, las contè , son cuatro, bucarelli, triunvirato, Rodríguez peña, y èsta, por la que paso ahora, sé que me queda poco viaje….
Avisto la esquina. Pienso pararme pero realmente no vale la pena. Hay gente que se piensa que parandose antes van a bajar antes, no no .
Bueno, ya casi llegamos a ciudad universitaria, cruzamos el puente scalabrini Ortiz y passamos las nuevas puertas de alambres que parecen acompañandas de garitas.
Gente toca el tiembre en el segundo pabellón. Perco como siempre son pocos, llegamos al terceroy sebaja la sobra.

By Nicolitas, Pipu, Borbi y Manuchis

Escritos para una clase que nunca fué…

Nos dirijimos al abordaje del 71. Siempre hay gente, pese a la gran frecuencia de la línea. El lugar de detención se compone de anuncios publicitarios. Hay mucha gente dentro del vehículo. Intentamos situarnos atrás. La gente no parece de buen humor. Hay mucho tráfico en las calles, y, sin embargo, no hay bocinas. La gente anda resignada. Empujones y permisos. Peleas implícitas por los lugares. Jóvenes sentados. Mujeres grandes que resoplan.
Estando en la puerta antes de bajar nos preguntas si tocamos timbre. Bajamos en un punto central. Tranquilos: hay empujones para todos.
Camino 4 cuadras de avenida hacia el otro colectivo. Los negocios están abriendo. Este vehículo es distinto. la gente es distinta. el chofer es distinto., Somos pocos. hay silencio y comodidad. El chofer nos deja esperando un rato para comprar algunas facturas, pero nadie dice nada.

Yo agarro mis notas, pienso, tengo miles de cosas que hacer, tengo que buscar la ropa de la lavanderìa, tengo que llevar al perro a la veterinaria, y mi mama està con migrañas, pero no me importa, porque tengo que volver a agarrar las notas, y estudiar, tengo una hora màs de viaje, tengo unas 20 hojas por delante. Ahì, sube una señora mayor… tiene un baston y un vestido verde, bastante lindo, atràs de lla, un niño con su madre, una madre jpoven, de unos 30 años… les dejo el asiento. Y la persona al lado mio a la señora… me levanto, guardo mis notas en la mochila, y me voy lentamente hacia el fondo, sè que la gente del fondo suele bajarse antes, y tal vez me den tiempo de sentarme un rato y leer… y re leer…
Pero que cosa! Nadie se baja… miro atentamente a un flaco que se hace el distraido… pareciera que no quiere bajarse, pero todos en el colectivo sabemos que está llegando tarde. Mira su reloj y se levanta: miro al de al lado con recelo: le hago manitos diciendole que se siente; que por favor; que jaja; que me gusta bajar parado: te sonrïe y te dice que gracias: miras al cielo y me decis: oh dios todopoderoso padre nuestro que estan en los cielos
entonces me paro, y se acerca, hay unas maridas al aire, como quien dce : jej… de nada
Entonces me vuelvo a acomodar la mochila, por enesima vez, en este viaje, me paro, enfrente los asientos de a dos, porque en luagar de una oportunidad, tengo dos… y hay dos chicas, de mi edad creo, y hablan… son amigas, una vez màs no puedo pensar en mis apuntes.
Dos chicas, jóvenes, de mi edad creo…
(Creo dios
Ds chicas jovenesç
Unas mas jovatas
(Unas que no leen una goma)

Semáforo. Rojo otra vez, pasa una ambulancia a una velocidad increíble. Siempre pensé cuan feo seria manejar una ambulancia, y saber que siempre llevas algo débil. Algo apunto de quebrar… pero en otro lugar, sabés que podés llegar a salvar algo.
Y el semáforo vuelve a verde, y me olvido de todo, y la calle esa que acabo de pasar, ya quedó atrás , y todas las historias que acabo de vivir ya pasaron, y me queda un rato más de viaje…

Me dispongo a sacar mis notas, aunque incomodo, parado, apretado y sin aire, sé que si no lo hago ahora, no lo hago más.
Abro mi mochila verde marino, y agarro los papeles, los aseguro en la firmeza de mi mano, y me digno a cerrarla cuando las chicas, con gran apuro deciden bajarse, y me empujan…. Agarro las notas que vuelan por el aire, y de milagro, logro sentarme del lado de la ventanilla, como a mi me gusta, y casi empujándome ,y estrujandome contra la ventana, una señora… castaña, de ropa negra y floja, con miles de bolsas que me sacan un poco el aire. Miro hacia fuera. Esta vez es el tren… es la ùltima vìa, las contè , son cuatro, bucarelli, triunvirato, Rodríguez peña, y èsta, por la que paso ahora, sé que me queda poco viaje….
Avisto la esquina. Pienso pararme pero realmente no vale la pena. Hay gente que se piensa que parandose antes van a bajar antes, no no .
Bueno, ya casi llegamos a ciudad universitaria, cruzamos el puente scalabrini Ortiz y passamos las nuevas puertas de alambres que parecen acompañandas de garitas.
Gente toca el tiembre en el segundo pabellón. Perco como siempre son pocos, llegamos al terceroy sebaja la sobra.

By Nicolitas, Pipu, Borbi y Manuchis

RSS o Feeds

He decidido incluir a mi blog el sistema de RSS. Esto es un util advenimiento de los webblogs que facilita la lectura de los mismos para aquellos que lo hacen a diario. A continuacion les dejo un link de alguien que decide explicarlo con mas ganas que yo.Click acá.

Por otro lado les dejo la direccion para que puedan agregar mi blog a su Feed Reader o como sea que se llame el programa que usan para leer los RSS: http://manuchis.blogspot.com/atom.xml

Espero que les sirva y se agreguen a esta enfermedad… jua!

Por otro lado quiero anunciarles que proximamente contaré con otra página dedicada a las cosas que hago yo. El primer paso está dado, que es la obtención del dominio, por lo que puedo anunciarles que dentro de unos meses (a causa del poco tiempo que tengo para dedicarle a esto) van a poder acceder a lo que será Manuchis.com.ar.

Gracias a todos,

Modernidad, contemporaneidad y caducidad – Parte 1

Es claro que los días en que vivimos sufren de una tensión irremediable. Muchos dicen que nunca en la historia de la humanidad estuvimos tan al borde del “fin del mundo”, otros, apoyando al materialismo histórico de Marx talvez sin saberlo, dicen que esto ya pasó muchas veces y que volveremos a creer que “nuestra” humanidad es la salvación del planeta.
Por mi parte creo que se tendrían que dejar de decir pavadas, pero no estamos para eso, somos humanos y sabemos opinar, además no tendría yo el derecho de escribir esto que voy a ofrecerles.
El mundo en que vivimos se vuelve jodido, los argentinos creemos, como siempre, que estamos en el fondo del poso sin saber que a muchos paises les pasó esto alguna vez y la remontaron, por ejemplo brazil. Por otro lado en lo que es la “globalización” ya asentada no hay ningún indicio de que esto va a cambiar mucho. Si bien hay movimientos pacifistas por un lado y terroristas por otro que hacen presión, no siento que pase mucho.
Pero no vine a hablar de esto, sino de algo de mi mundo, el diseño y el esteticismo en la vida de las personas. Está mas que aceptado que lo común tiende a lo vulgar. La mayoria siempre es lo que nosotros no queremos y luchamos por cambiarlo. Mas allá de eso hay un surgimiento que me remite a mí a un período de tiempo que comienza con el renacimiento y finaliza en el siglo XX. Por mas que paresca absurdo lo que voy a decir, creo que el siglo XXI trajo consigo una bola de nieve que se va a ir deshaciendo y tiene que ser así, sino estamos en la lona. He leído articulos de críticos de ese momento que eran muy duros con las modas del momento en cuanto a la imitación de modas anteriores y a “revivals” de antigüedades ya muy antigüas. Estos escritores postulaban una posición a la que me adhiero. Ellos decian dos cosas muy importantes, que lo que en su momento era la moda no era mas que un rejunte de cosas hecho con mal gusto y que, por otro lado, debia tomarse una posición de renovación de estilos y una mejora que revolucione el sentido común de la gente. Además hago incapié en las nuevas tecnologias que habia en el mercado que no eran utilizadas, sino que habia un subconciente que limitaba la producción en tanto no se utilizaran las innovaciones como revolucion de un diseño sino una facilidad para hacer lo anteriormente hecho. Lo mismo pasa con la digitalización de hoy en dia, muchos se mantienen alejados de eso sabiendo muy bien lo que hacen, pero otros utilizan estos procesos sin hacer pleno uso de ellos como una nueva forma de creación de posibilidades aún no exploradas. Es cierto que se experimenta mucho, pero no creo que se haya alcanzado el nivel necesario para afirmar que la digitalización es indispensable.
Aclaro que en toda la historia los avances tecnologicos surgieron a partir de necesidades del mercado y que el uso de estos artefactos fue paralelo al surgimiento de estos, es decir hubo un movimiento filosófico que incentivó el uso de estos aparatos para una producción nueva y diferente.

Volviendo al tema de los gustos y los estilos, durante el período que mencioné se sufrieron vueltas atrás continuamente, como el Neoclasicismo y otros movimientos más, pero por suerte hubo un par de personas que se lucieron y criticaron eso, tratando de hacer una base firme con las nuevas necesidades y las nuevas reglas que el mundo debia seguir. Hoy los estudiamos y es muy importante saber que estamos en esa misma situación. Hoy en día sufrimos algo que yo llamo el revival del siglo XX, desafortunadamente a la gente se le ocurrió salir a la calle con estilos de los años 50, 60, 70, 80, 90 del siglo pasado. No soy nadie para decir que eso es feo pero digamos que no se adapta a la epoca. Y lo que es peor, la mezcla de todo eso junto hace que sea todo un mamarracho. No vale olvidar la gama de los que se hacen llamar diseñadores de ropa que hacen cosas que ya se hicieron por muchos años y se lo encuentra a cada paso que uno da por la calle, que ademas de ser puramente vulgar, es una falta de estilo propio.
No voy a seguir con esto, pero quiero dejar claro que lo mismo pasa en otros ambitos. Creo que el 75% de las cosas que se “diseñan” estan mal pensadas y son de mal gusto, y ustedes lo pueden comprobar prendiendo la televisión y viendo cada publicidad que da lástima realmente.
Tengo la suerte de conocer colegas que apoyan este discurso y que están realizando trabajos que valen la pena y se esfuerzan dia a dia para generar este nuevo estilo que desconocemos pero le tengo fe.

En la segunda parte les dejaré algunos fragmentos recopilados y otras cosillas que completan este articulo.
Espero sus comentarios…