en Reflexiones, Siendo freelance

El placer de despertarse sin alarma

reloj alarma¿A quién no le gusta aprovechar cualquier mañana de un sábado o domingo para dormir hasta la hora que el cuerpo diga basta?
Y pensando en que se vienen cuatro días de “libertad”, voy a poner cartas en el asunto.
Primero y principal, porque los freelancers tenemos muy poco regularizado este tema de “los días que no trabajamos”. Y si tienen la ansiedad que tengo yo, cuando no tienen nada que hacer inventan.

Según un reciente estudio hecho por mi, claro, el problema no tiene que ver con la alarma propiamente dicha, sino por la misma ansiedad.
Supongamos que una persona que no tiene un horario de entrada en toda la semana no debería tener ese miedo, porque prácticamente no tiene necesidad alguna de poner un despertador.

Bueno, en cierta medida es peor, y que su preocupación reside en tener el tiempo suficiente durante el día por terminar sus tareas planificadas, y si le sobra tiempo aprovecharlo para adelantar. Porque la verdadera riqueza esta en llegar al fin de semana prácticamente liberado.
Por otro lado, el cuerpo, nuestra herramienta física, es un dispositivo adaptable y totalmente costumbrista. Por lo tanto, este se siente mas cómodo cuando se despierta a la misma hora y en el mismo lugar, de otro modo nos desorientamos y nos genera ansiedad. El cuerpo quiere tener control de todo y en ciertas cuestiones hay que darles a entender que lo tiene.

Ahora bien, en cuanto a despertarse diariamente a la misma hora, es de suma importancia hacerlo con el tiempo suficiente para que el cuerpo se relaje, y por el contrario no se atrofie.
Si es necesario tener 2 horas antes de salir, haganlo, porque lo peor es levantarse apurados, antes de que el cuerpo verdaderamente se despierte. Aún así cuando algunos lo remedian con café, ese golpe de cafeína es nocivo para el cuerpo que aún está a otro ritmo. Lo mismo pasa con ruidos fuertes en la calle y la socialización que no tenga que hacer, el cuerpo aun no está preparado para todo eso si no le damos el tiempo necesario.
Luego, tendremos mal humor, dolor de cabeza, cansancio y una gran ansiedad por poner al cuerpo en alerta innecesariamente.

Y respecto a esto último, algo que aprendí mucho en las artes marciales, es que el cuerpo sabe como reaccionar sin tener que pensarlo en cualquier situación de alerta. El gran problema es que todos lo mal acostumbramos con actividades innecesarias, y eso hace que se pierda esa capacidad. Por eso es importante la calma hasta que sea última opción.

Pero ese es otro rollo, por el momento ya tienen una pista de como despertar cada día para que sea más placentero.

Escribe un comentario

Comentario